martes, 23 de junio de 2015

Guilherme Filipe (y II)


Guilherme Filipe es un pintor de ojos nuevos, un pintor que no copia la naturaleza, que creó en su Arte su Naturaleza... Guilherme Filipe tiene grandes cualidades y grandes defectos.
Me gustan más sus defectos que sus cualidades... Su irreverencia es, por tanto, su gloria.
                                                                                                              ANTÓNIO FERRO.




Continuamos recordando las PALAVRAS que el pintor dedicó a Madrid en el catálogo de su primera exposición individual en Coimbra de 1922.


Para ilustrarlas contraponemos a sus juveniles y acalorados recuerdos madrileños una muestra de su obra con el sosegado y metafísico lenguaje pictórico que alcanzó finalmente y que tanto le caracterizó.



(...) Sólo en Madrid pasé momentos que mi sensibilidad no olvidará nunca. Allí encontré al gran Ramón Gómez de la Serna, el extraordinario escritor de la España moderna, lusófilo y madrileño hasta la médula, en Pombo, ante la nueva generación española, pontificando.
Le vi subir en el hiperanguloso aeroplano de sus greguerías y lanzar sobre el mundo aluviones de libros que dejaron mella en todas las almas.
¡Oh! noches de sueño, escuchando seguidillas gitanas. Albeniz y Granados vibrando en las guitarras.

Y mis amigos de España sentados en las aceras sobre las estrellas, aspirando a grandes sorbos su perfume intenso de poesía.
¡Correa Calderón! mi cariñoso amigo gallego que en Castilla me llamaba hermano con acento de morriña.
¡Pepita-Rubia!... ¡Pepita-morena!...¡Janette!... Rosas y lágrimas... noches de insomnio... un retrato en la cabecera... Rápido de París... Estación del Norte... Muchas lágrimas... ¡Adios!... ¡Hasta pronto!

Retiro... Ciudad Lineal... Pardo... Carne de flores abriendo... y luego marchitando.
Clavel rojo de Andalucía, bordado en un mantón que cae por los hombros de ella, que de rodillas reza a la Virgen del Pilar por el torero que a la plaza se acerca.

¡Salomé!... Carne de fuego y lunar... Llama y hielo... Vida y Muerte... en un cuerpo de penumbra todo mimo.
Calle de Lista, amigos de Murcia, soñadores de Levante. 
Venus mediterránea... modelada en la espuma del genio de Júlio Antonio.

José Planes - sorbiendo por las tetas de la tierra la leche de la escultura.
(...) ¡Escorial!... Sombra de Felipe II hablando alto como un fantasma de piedra.
¡Madrid!... ¡Madrid!... ¡Oh! ¡Brasas de carbón en el desierto! ¡Tardes de Prado sorbiendo Goya y ojeando Greco, pasando por Velázquez y desdeñando Murillo!
Paseos por la Castellana en tardes de abril, viendo pasar madrileñas elegantes.
Tardes de carreras en el hipódromo con sus damas de la corte como banderas ondeando al viento.


¡Paseo de Rosales, mañanas de niebla en la Moncloa!
Estudios de artistas por la tarde, sorprendiendo modelos al posar.
Estudio de Gutierrez Solana, el pintor de la suprema fealdad, del crimen, entre sus cuadros: "Entierro de la sardina", "En el circo", "Las peinadoras" y otras telas donde Solana dio con genialidad una España negra como el alma de los bandidos y los inquisidores, detrás de los cuales hay cómicos y santos (...).

Tomas Borras, Ballesteros de Martos, Manuel Abril, Bartolozzi, limpias personalidades, conservadores modernistas con la mirada puesta en el futuro.

¡Isaac del Vando Villar, Guillermo de Torre, Maurício Bacarisse, Vighi, Espinosa, Gerardo 
Diego, heroicos ultraistas empuñando espadas en la noche del presente, esperando la Aurora emborrachados de arte!
¡Oh! ¡Añoradísimos tiempos de Madrid, los tés del Palace y del Ritz, con mi elegante frac entre las duquesas!... y en el café de la Madalena en los barrios bajos, entre cupletistas de feria, chulos y carreteros, pintando en aquel ambiente característico de miseria y fuerza, bajo miradas afiladas como puñales y sifilíticas caricias de mujeres alcohólicas (...).

Tertulia de la Vicaría y León Felipe, el poeta de "Versos y oraciones del caminante", temperamento de viudo al que se le murieron las más bellas mujeres; sensibilidad fina de artista, ahogando el tedio por las calles de Madrid, hoy exiliado en Fernando Poo.
Llobet y Puche recitando Baudelaire por las plazas públicas y otra vez Ramón en Pombo, manteniendo el fuego sagrado de su lugar reservado entre Rafael y José Bergamín (...). 




BIBLIOGRAFÍA:

PRIMEIRA EXPOSIÇÃO DE GUILHERME FILIPE EM COIMBRA. Imprensa da Universidade de Coimbra. 1922




ARTÍCULOS RELACIONADOS:

6 comentarios:

  1. ¡Brava segunda parte!
    Este hombre vivió Madrid como pocos. Estuvo y formó parte de "la pomada"
    Para mi, un descubrimiento. Gracias , Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Rafael. Ya lo creo que vivió como pocos un Madrid muy especial, lleno de contrastes, desde el Ritz hasta Lavapiés, conviviendo con esa "pomada" artística.
      Me encantó la visita al yacimiento de La Cabilda, en Hoyo. Está detrás de los cementerios cristiano y judío. Si no lo conoces, te lo recomiendo, es muy interesante.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Hola Antonio, fantástico artículo dividido en dos partes. Como dice Rafael, todo un descubrimiento. Menudo personaje y pintor, me encantaría ver sus cuadros alguna vez... parece que conoció Madrid muy bien, desde ambiente diferentes, como debe ser. La verdad es que fue muy bien introducido, nada y nada menos que por Ramón.
    Enhorabuena, un capítulo más en tu brillante camino por este querido Portugal en Madrid, tan desconocido para mi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes, me alegro de que te haya gustado el personaje. A mi me ha cautivado como me pasó también con Leal da Cámara y Almada Negreiros que forman una trilogía madrileña de gran interés y muchos puntos en común.
      Me llamó mucho la atención el contraste entre el apasionado relato madrileño y sus primeras pinturas con la serenidad de espíritu de su pintura posterior ¡Toda una evolución!
      Gracias por tu comentario y un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola Antonio,
    Esta encendida añoranza de Madrid nos ha dejado prendados de Guilherme Filipe, a quien nuestro corazoncito madrileño le queda muy agradecido. El retrato de portada me tiene hechizada.
    Calle Lista, hoy Ortega y Gasset, por allí tenemos referencias portuguesas en Madrid, como la Pastelería Lisboa o el restaurante Dos Passos, la tienda de Vista Alegre; con un poco de imaginación nos vamos un siglo atrás y confraternizamos como Guilherme y Ramón.
    Gracias y un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa. Da la impresión de que este personaje sorbió hasta la última gota su estancia en Madrid desde el lado profesional y el personal. "Hechizo" es la palabra perfecta para definir el cuadro que elegí de portada. Gracias por el paseo que nos das por esa maravillosa calle y un abrazo.

      Eliminar